jueves, 25 de abril de 2013

Los piconeros.

Habrá personas a las que no le diga nada la palabra PICÓN, pues hay que tener más de 40 años para haber conocido en las casas españolas los braseros, colocados en las mesas-camillas y alimentados por un carbón vegetal hecho con ramas de encina, jara o pino.
Aún hoy se encienden braseros en nuestros pueblos, en particular por esas personas mayores, a las que no les da la gana adaptarse a las modernas calefacciones de fuel-oil, gas o electricidad.
De vez en cuando hay que mirar al pasado.


Los piconeros apilan las finas ramas de encina y, cuando la pira está preparada, se enciende generalmente con una "abulaga" o "ardevieja".
A continuación se va echando el monte más gordo hasta que prende bien; luego el más fino y ligero, pues ya la candela puede al hombre.


Después de 5 ó 6 horas, se apagan las brasas con agua y tierra para detener la combustión.
Cuando el picón se enfría, y se comprueba que está apagado, se mete en sacos y se transporta del campo al pueblo.


La figura del piconero, ya casi desaparecida, tuvo gran raigambre hasta mediados del siglo XX.
¡Duro oficio éste!
Cuando regresaban a sus casas los esperaba la olla familiar. Mientras reponían las gastadas fuerzas, confiaban a sus hijos y a sus mujeres la venta de lo que consiguieron con tanto esfuerzo: Ese carbón menudo llamado picón.
Siento una viva emoción al recordarlos y desde aquí les expreso mi admiración y agradecimiento por todo el frío que me han quitado en los terribles y crudos inviernos de Extremadura.



Viene a colación esta entrada porque Vicente ha ido hoy a hacer picón. Para él cualquier excusa es buena para pasar un día en el campo.
Con el picón que me traiga encenderé braseros durante los días de la próxima Navidad.El agradable ambiente que desprenden no lo cambio por ninguna de las modernas maneras de quitarse el frío.


A estas horas, las 8 de la tarde, añado un par de fotografías de la jornada de mi esposo y su sobrino Paco en el campo, haciendo el picón.


3 comentarios:

  1. Muy interesnte!!! cerca de mi casa, cuando era pequeña, había una carboneria y allí iba yo a comprar "cisco" (quiero recordar) y con aquello y unas maderitas mi abuela hacia el brasero que también se le llamaba "copa"

    ResponderEliminar
  2. Marilu, ¡Es verdad! En Málaga al brasero lo llaman la copa. Había olvidado la palabra y me has hecho recordar...

    ResponderEliminar
  3. mi abuelo Manuel era piconero en Estepa
    (sevilla) : )

    ResponderEliminar