sábado, 22 de agosto de 2009

El Zapatero

Ando de visitas al dentista y tengo que viajar a Zafra con frecuencia. A pesar del calor tan extremo que hace, me atreví a dar un paseo por la ciudad y en una de sus calles he descubierto una zapatería de las de antes...Aún existen oficios tan antiguos y nobles como el del zapatero que repara los zapatos, cinturones y bolsos con todo el arte de sus expertas manos.

El zapatero remendón está siempre tras los cristales de su ventana trabajando, absorto, concentrado, encorvado sobre los zapatos gastados y sucios...Como si fuera un cirujano que rebaja, corta y recose...En su ambiente de trabajo se respira el olor a cuero entremezclado con el aroma de los tintes y ceras para el lustre que inundan el local y le dan ese toque tan característico e inconfundible.

Sentado sobre una baja silla, puesto su delantal, martillea sobre un molde de hierro que cambia según el tamaño del calzado, teniendo a su frente una mesa atestada de los principales enseres y herramientas que necesita para realizar bien su trabajo.

Utiliza herramientas tales como el montador, el picador, la costa, pata de cabra, cuchilla, manopla, chaira...Los cabos para coser se hacen con hebras de cáñamo y cerote. hay cabos de hasta 20 hebras para coser las suelas con las leznas y los utensilios de la zapatería.

Antiguamente existía la costumbre de pagar al zapatero al final del mes. Una familia llevaba a reparar el calzado de varios de sus miembros durante un periodo de tiempo, generalmente un mes, y, al final del mismo, pagaban al zapatero por sus servicios.

Hoy día casi nadie arregla el calzado, ya que prefieren tirarlo y estrenar unos nuevos.El oficio de zapatero tiene los días contados y, si nadie lo remedia, pasará pronto a formar parte de los que solo existen en la memoria. Mientras esto ocurre, aún podemos hacer una visita a Zafra para conocer el viejo oficio de zapatero remendón.

Para terminar os transcribo una pequeña poesía que encontré entre mis viejos libros. No conozco su autor, pero tiene mucho encanto.

"Zapatero, zapatero,

hágame unos zapatos

con tacón que levante,

pues soy bajita y no llego

a los labios de mi amante."

"Niña bonita,

vuelve mañana temprano

y sin demora,

pues deberías saber

que los besos que no damos

se van para siempre

volando como esporas."

22 comentarios:

  1. ¡¡Qué bien te ha quedado la entrada!!
    Está muy chula, y la poesía también es bonita.
    A ver qué opina Humi...
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Querida Nina:
    Como me gustaba visitar al maestro "El Longo" y disfrutar viendo aquellas manos huesudas y pequeñas clavar la lezna en el cuero, pasar el cabo por los dos extremos y tirar al unísono protegiendose con manopliyas de cuero el borde de las manos.
    Y es cierto, manejaba la cuchilla con precisión de cirujano para perfilar las medias suelas....
    Y tambien esos olores, aceras y tintes...
    Que buenos recuerdos y que mal jugaba al Tute, siempre se dejaba ganar la media botella.... jaja......

    ResponderEliminar
  3. Isabella.

    ¿Viste que bonito?
    ¡Y eso que tú no querias entretenerte un rato más con el hombre!
    A todos los zapateros remendones les pasa lo mismo...¡Son muy charlatanes! La tertulia alrededor de la mesa de trabajo de un zapatero era, y aún es,la cosa más normal del mundo mundial...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Chiripa.

    ¿Estás seguro de que jugaba mal?
    ¿No se dejaría ganar por invitaros?
    ¡Es que como siempre estábais a dos velas!...
    ¡¡Adios, mamá!!...¿Te acuerdas?...
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Era costumbre de cada casa tener su zapatero remendón. En la nuestra por proximidad teníamos dos: "El Longo" y "El Cano Morcelo". Si llegabas a la puerta de uno y estaba cerrada, llamabas a la otra... El Longo era un artista y cuánto le gustaba el pirriaque.

    Isabela, mejor un refrán:

    "Zapatero remendón, bien aprovecha el cambrillón"

    "Zapatero remendón, ya en el oficio lleva el don".

    "ZAPATERO A TUS ZAPATOS".
    Je je je
    Un beso para todos

    ResponderEliminar
  6. ¡Ay, "El Longo"!
    ¡¡Qué tío más "salao"!!
    Hay personajes de Higuera que se merecen una entrada en el blog. Cuando nos reunamos un día hablaremos de anécdotas de ellos, que yo tengo mala memoria, y después las contaré para que riamos todos los blogers. ¿Vale?

    "ZAPATERO,ZAPATERO,
    ECHA SUELA EN EL PUCHERO"

    "ZAPATERO,ZAPATERO,
    APÁÑAME EL CALZADO CON SALERO
    Y TÁPAME ESTE AGUJERO,
    QUE POR LA NOCHE TENGO FRÍO EN EL DEDO"

    "ZAPATERO QUE NO CHARLA
    EL TRABAJO FALLA"

    ResponderEliminar
  7. Ya quedan pocos, gracias por las fotografías, me traen buenos recuerdos de años pasados
    Saludos Maria

    ResponderEliminar
  8. Nina, Nina, Nina.... pero cómo se te ha pasado la entrada sin que dijeras nada del olor del taller del zapatero??!!??!!??!! Aaah! Es uno de mis olores favoritos! El de "casa Ramón"!! No obstante, me ha encantado, como siempre! jeje! :)

    ResponderEliminar
  9. ahlfa.

    Es cierto que van quedando pocos, pero en Fregenal aún podemos disfrutarlo, al igual que en Zafra.
    El de aquí se llama Ramón y además pertenece a la banda de música desde hace muchísimos años. Ya formaba parte de ella cuando algunas veces la dirigía mi abuelo. Al menos eso es lo que me ha contado Ramón.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Almendra.

    Se ve que has pasado rápida por la entrada...
    En el segundo párrafo hablo del olor a cuero, tintes y ceras de los talleres de los zapateros.
    ¡¡Tanta anchoa te está afectando!!
    ¡¡¡Vente de una vez pa la dehesa!!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. ¡¡Preciosa entrada!!
    Me recuerda a una canción de Manolo García, llamada "Zapatero remendón", ¿la recuerdas?

    "Se reparan botas,
    bolsos de cuero y alpargatas,
    canastos de mimbre, diademas de borlas."

    ResponderEliminar
  12. Mariana.

    Bienvenida a mi blog,querida.
    Me has dado en el "bebe" (como dicen en Higuera) con Manolo García.¡Qué me gusta!
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  13. Hola Nina, si tienes interés por alguno de los dibujos, te lo mando encantada,
    son diseños antiguos los saque de una página de Internet.
    saludos Maria

    ResponderEliminar
  14. se puede? con permiso...
    me encanta tu blog, enhorabuena y saludos desde la sierra de Córdoba
    Pilar

    ResponderEliminar
  15. Tampoco sé quién es el autor; pero sé que los versos terminan así:
    Ve a Jeremías y dile
    que espere a otra tarde,
    Pues las setas a la tierra
    ya están amarradas,
    Y en cuestión de perder besos
    uno es cobarde.
    Por cierto, el "molde" se llama "horma". ¿Recuerdas lo de "encontrar la horma de tu zapato"?

    ResponderEliminar
  16. CORTIJO CABRIÑANA.

    Bienvenida a mi blog, Pilar.
    Ya te conocía, pues he visitado varias veces tu casa y sus magníficas fotografías.
    Es una pena que nos coja tan retirado el cortijo desde Fregenal, si no ya habría llevado allí a mis alumnos de Infantil.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Valdomicer.

    Conocía el nombre de las hormas, pero se me escapó el nombralas en la entrada. De hecho he puesto una fotografía con un montón de hormas colgadas en la pared.
    Lo que no sabía era el final de la poesía, que me resulta precioso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Anímate a visitar este sitio:
    http://www.flickr.com/photos/jp_nascimento/sets/72157621407456458/
    Ya me dirás.

    ResponderEliminar
  19. Chiripa.

    Visita tú también el sitio recomendado por Valdomicer. Verás que preciosidad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Tu ventana "zapatero" abre otras ventanas en mi recuerdo. "Merito" llamaban a uno en mi pueblo. ¡Qué feliz era siempre! Lástima que se pierdan estos oficios. Habría más hombres con buen humor.
    Dulcinea.

    ResponderEliminar
  21. Dulcinea.

    Estoy segura de que la felicidad de tu zapatero era directamente proporcional al consumo del buen vinito de pitarra que por tu tierra existe.
    No quiero dejar pasar esta entrada sin contar una anécdota que me apuntaba mi amiga María.
    Vivía un zapatero en Fregenal al que le tocó la lotería. Le gustaba al hombre el vino y, entróle tal alegría que tiró a la albuera la mesa de trabajo con el billete premiado en el cajón. No pudo recuperar el billete y el pobre hombre quedó sin premio.
    ¡Tiene bemoles la cosa!
    Un beso, querida Dulcinea.

    ResponderEliminar